Este sitio no es más que un espacio de creación.


M.Villa-2019

Me dicen que nací feliz, que empecé a pintar antes que a hablar, que hablaba por los codos… también me cuentan  que no lloraba, que canalizaba mis frustraciones dibujando o escribiendo y así también manifestaba mis sentimientos…

Me recuerda mi madre que heredé de mi padre la creatividad y que ella me la potenció con dedicación exclusiva (hasta que mi hermano le dividió el tiempo en dos).

Cuando se marchó mi padre, demasiado pronto, me dejó un dolor inmenso pero también un amor desbordado y una enorme necesidad de expresarme con las manos. Y a día de hoy éstas son las dos cosas que quiero transmitir a las personas que amo y en especial a mi hija que desde muy pequeña sabe que, incluso en la cocina y esta vez con su papi, uno siempre es feliz manchándose las manos!

Lebaxi también es Isabel al revés